Mi vestido de novia

Mi vestido de novia

mayo 16, 2018 10 Por Polina

Este es mi primer post y estoy súper nerviosa, pero bueno aquí vamos…..

Les quería contar de como llegué a mi vestido de novia. En mi caso tenía claro que prefería no comprar uno en una tienda por varias razones: (i) el miedo de que repetir vestido; (ii) soy indecisa y si me gustaba más de uno, sería un gran dolor de cabeza; (iii) que soy pequeña y delgadita y tendrían que transformar el vestido para que me quede; y, (iv) el precio, en Lima pueden cobrarte un ojo de la cara por un vestido de novia.

Entonces, con la idea clara de que quería que me hicieran el vestido de novia le pedí a una tía mía que vive en Arequipa que me lo hiciera, a lo cual accedió encantada. Bueno, quedaba escoger el modelo para poder comprar las telas.

Yo sigo blogs de bodas desde hace años y siempre veía vestidos de novia lindos, pero nunca dije “este es”, hasta que ví el vestido que Blair Waldorf usó en su boda con Chucck Bass en la serie “Gossip Girl” y lo amé. Aquí les dejo una foto del vestido para las que no lo recuerdan o las que no han visto la serie.

Blair Waldorf en su boda con Chuck Bass.

Tanto me gustó el vestido que me compré una diadema parecida a la de Blair en AliExpress. Con todo esto ya tenía claro que no quería el típico vestido blanco. De repente un día Youtube me sugirió un video que se llamaba Three days to the wedding and no dress”, en el que una chica que estaba a puertas de casarse entraba a una tienda de ropa vintage en Estados Unidos para buscar su vestido de novia y después de ver varios vestidos, la chica se prueba una copia de un Dior de los años 50, de un color gris/celeste, ahí estaba, era mi vestido……nunca más me lo pude sacar de la cabeza.

Les dejo el video que me llevó a mi vestido de novia: “Three days to the wedding and no dress”. Mi vestido sale  aproximadamente en el minuto 2:16, pero les aconsejo ver todo el video.

Elegido el vestido, mi tía no pudo venir a Lima para hacerlo, por lo que me tocaba buscar a otra persona que me ayudara con el tema. Por suerte, mi hermana mayor conocía a la señora Esther, que es un amor y que ya le había hecho varios vestidos y tocados a juego hermosos. Así nos reunimos y la señora Esther amó el vestido tanto como yo y esa fue la señal que necesitaba.

En esa misma reunión, le pedí que me hiciera un tocado “importante” para el vestido (le llevé varias ideas de como lo quería), que no quería velo y que prefería un velo de rejilla (como el de la foto); sin embargo, terminamos descartándolo, pues sentimos que le robaba protagonismo al tocado.

Al comienzo quería un velo con rejilla, finalmente opté por uno de tul del color de mi vestido.

 

Así quedo el tocado

El color de la tela de mi vestido es muy peculiar (entre celeste y gris) y fuimos a buscarla a Gamarra (para las que no son de Perú, Gamarra es un emporio comercial en el que se encuentra, entre otros productos, ropa, telas, pasamanería y mercería), encontramos telas que tiraban más para el gris, pero después de caminar un poco encontramos exactamente el mismo color y tipo de tela.

En la tercera prueba la señora Esther me aconsejó probarme el velo, a lo cual me negué, pero me dijo “pruebatelo hijita, si no te gusta no pasa nada”, y cuando me lo probé me encantó, me gustó que al igual que mi vestido no fuera blanco y se viera diferente.

Foto frontal del vestido en la última prueba

 

Foto de la espalda del vestido en la última pruebaComo podrán ver en las fotos se agregó al modelo original un cinto de pedrería en la cintura y un lazo más también en parte posterior de la cintura.

Dicho esto, mis consejos para elegir su vestido de novia son:

-Piensa en lo que te gustaría que fuera tu vestido de novia. Nadie mejor que una misma para saber que es lo que más nos gusta en un vestido, que es lo que más nos gusta de nuestro cuerpo y que es lo que queremos proyectar en este gran día. Yo por ejemplo, no quería algo clásico, ni con escote pronunciado, ya que no suelo usarlo y por la ceremonia religiosa.

-El vestido es tuyo, no de tu mamá, de tu hermana, de tu abuelita, ni de tus amigas. Siempre es bienvenido un consejo, pero ojo, el vestido te tiene que gustar a ti. Una amiga muy querida me dijo que el tocado era muy grande, pero yo le dije que así era como lo quería y lo dejé como estaba.

-A las que tienes dudas respecto a mandarse a hacer el vestido, debo decirles que a mí me encantó la experiencia, disfrute de ir a buscar las telas a Gamarra, así como de cada prueba y  te da la ventaja de que el vestido quede como tú quieres y que te quede perfecto. Asimismo, la modista dependiendo de tu cuerpo y de las características del evento puede sugerir modificaciones que hagan que te sientas más cómoda y por tanto que te veas mejor.

-Habla con la persona que te está haciendo el vestido, dile lo que no te gusta o lo que te encanta para poder modificarlo o potenciarlo de ser el caso.

– Y esto me lleva al siguiente consejo, si te aconsejan probar algo nuevo ¡Hazlo! Te podría pasar como a mí con el velo, y si no te gusta no pasa nada, simplemente no lo incorporas al outfit.

 

El vestido en el gran día

Recuerden que es su día y el de su novio, la idea es disfrutar de ese día tan especial al máximo, así que organicenlo todo a su gusto y no al del vecino, que querrán recordar este día con amor para el resto de sus vidas.

Besos,

Polina